Niño interior fuente de vitalidad

Una vez que se integra, el niño interior se convierte en una fuente de regeneración y vitalidad. Carl Jung lo llamó el «niño maravilloso», nuestro potencial innato para explorar, asombramos y ser creativos. J. Brandshaw

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.